sábado, 16 de junio de 2012


Relatos En Primera Persona

Capitulo 10 de 10

Noche del 13 de Junio



--A las 15:30 Hs despego desde Comodoro Rivadavia el imponente
C-130 Hércules (TC-65) con el indicativo “PATO” a los mandos del
Cap: Victor Borchert, en su bodega llevaba un cañón de 155mm, 
Proyectiles, suero y muchos etc, etc, etc, con destino a la Base Aérea
Militar Malvinas, este Hércules era el mismo que desde hacia dos días 
intentaba cruzar, y que por distintas causas técnicas, no lo había logrado.
Siete tripulantes realizaban tal vez el cruce mas peligroso ya que la
pista estaba a la vista de las tropas Británicas y su artillería por lo que
en cualquier momento los podrían alcanzar
-Además los Ingleses, ya muy molestos por esta afrenta que le hacia
la FAA, estaban decididos a emplear todos sus medios para terminar
con estas demostraciones que daban por el piso con su prestigio, 
mientras se aproximaban rasante, peinando las olas, transcurrió la
tarde dando paso a la noche, lo que le daba algo de seguridad, el
enemigo solo los podría detectar con medios electrónicos, excepto
cuando estuviesen expuestos a la vista aterrizados en la pista de Malvinas
-El diario de guerra de la 3ra Batería de Artillería AA de la FAA 
ubicada en el aeropuerto de Malvinas relata estos intensos momentos

19:00 Horas: -Un Hércules realiza un pasaje sin poder aterrizar

19:10 Horas: -El Hércules puede aterrizar, se baja un cañón 
de 155mm y munición.

19:30 Horas: -Alarma Roja, el Hércules esta en tierra, corta todo
(detiene los cuatro motores) se sienten los cañonazos y se ven
las bengalas lanzadas desde la otra orilla

20:00 Horas: -El Hércules se va.

Nota:-Mientras se encontraba en tierra el Hércules, su comandante, 
el joven Capitán Borchert de 35 años, era el que tomaba las grandes
decisiones, subordinado, técnica y funcionalmente a el se encontraba
su navegador, el Comodoro Mela de 48 años, así son las reglas 
operativas de las tripulaciones de transporte. 

-El Comodoro solo hacia valer su jerarquía militar solo para exigir su
puesto en el combate… Tuvo la inmensa dicha de tripular, como
navegante, el C-130 “LITRO 1” (TC-68), en la primera misión de esta
batalla, el 2 de Abril, y en esta, que seria la ultima de este sistema
de armas… y sobrevivir…



Relata el Capitán Borchert

-Habíamos abandonado el Hércules y estábamos cuerpo a tierra pues
esperábamos el ataque de la PAC en cualquier momento o de las
granadas de la artillería terrestre que cada vez pegaban mas cerca nuestro.
-Yo ya estaba convencido de que seria imposible despegar y me 
había hecho a la idea de quedarnos en Malvinas, poseía un VHF de
mano con que me comunicaba con el radar y este me informaba de 
la situación aérea enemiga en todo momento, las PAC estaban a
nuestro acecho, ¡de pronto el operador me informo que los aviones
enemigos se retiraban hacia el portaaviones! 



-Ese fue el momento de mayor confucion para mi, ¡Que hacer! Lo
consulte con el Comodoro Mela, mi navegador, y el me dijo, 

-Usted es el que decide, yo solo soy el navegante…. 


Y en su mirada serena se veía que estaba dispuesto a correr
La suerte que yo decidiera….¡Nunca lo olvidare!

-Mire hacia el avión y vi que terminaban de descargar el cañon 
Citer de 155mm y ya no tuve dudas… ordene

-Embarcar

-Subieron a borbotones… pusimos en marcha y despegamos
solo habían transcurrido dos minutos desde que di la orden.



-Como dijimos, esto causaba gran irritación en los mandos Ingleses

Nota: J. Thompson (Libro “No Picnic”)

“Las condiciones meteorológicas no impidieron el aterrizaje de un
C-130 Hercules Argentino en el aeropuerto de Stanley, esa noche
como en la mayoría de las noches anteriores”

-Esto fue informado por dos observadores de la red de artillería, 
arguyendo que ellos pudieron ver las luces de la pista de aterrizaje
de Puerto Argentino y el aterrizaje del C-130.

-El Mayor Armitage, en el puesto de comando de la 3° Brigada trato
de regular el tiro sobre la pista de aterrizaje cuando le fue informado
correctamente que la batería mas cercana al aeropuerto estaba fuera
de alcance, Holroyd Smith grito.

--Díganles que apunten los malditos cañones hacia arriba y lo intenten 

-Una orden de fuego que probablemente haría empalidecer de
horror a los instructores de tiro de artillería de Lakhill, la explosión
fue un reflejo de la frustración sentida por la totalidad de la 3°Brigada
de que el bloqueo no era efectivo, la batería disparo, pero, como se
esperaba, no alcanzo a la aeronave.



-Si las fuerzas Argentinas no se hubiesen rendido al otro día, tal vez
las baterías habrían avanzado y los cañones del Real Regimiento 29°
de Artillera habrían, por fin, imponer el bloqueo aéreo”


-Estas apreciaciones del Brigadier J.Thomson (Infante de Marina) nos
merecen tres importantes reflexiones: 

A)-Que, efectivamente, nuestros aterrizajes en Malvinas, aparte de las ventajas, 
morales y materiales, que representaban para nuestros Defensores, provocaban 
“frustración… en la totalidad de la 3°Brigada” (de Cdo 3)

B)-Reconoce aquí que el bloqueo aéreo que pretendía imponer Woodward “no era efectivo”

C)-Pero hay además algo mucho mas importante para nuestro
profesionalismo y es que, en este caso, quien había logrado
desarticular ese bloqueo aéreo Británico no era la aviación
Argentina, sino sus fuerzas terrestres, en general y su artillería
en particular.

-Thomson afirma correctamente que, si la batalla hubiese continuado
solo un día mas, su artillería, y no el arma aérea de la Task Forcé, 
hubiese impuesto el bloqueo aéreo 



-Nosotros, los aviadores Argentinos, completamos su pensamiento
y decimos esto otro, esa noche, quienes impidieron, a la Infantería
de Marina Británica, concretar ese objetivo y por lo tanto posibilitaron
el aterrizaje del “PATO” en la base de Malvinas, fueron las fuerzas
terrestres Argentinas defensoras de Puerto Argentino

-La Fuerza Aérea solo “exploto” esta ventajosa situación en esa
noche especial

-Luego de realizar un vuelo rasante sobre las aguas del Atlantico Sur
cuando los relojes marcaban las 00:00 indicando que estaban en el
14 de Junio, el C-130 “PATO”, sobrevolaba la ciudad de Comodoro Rivadavia, 
sus tripulantes, si bien distendidos y con la sensación de
seguridad que da descubrir la Base Aerea entre las luces y las
sombras de la noche… no podían paladear completamente la
sensación de felicidad que experimenta un combatiente cuando tiene
la convicción de haber cumplido con la misión, pero sus pensamientos
habían quedado atrapados por la imagen de aquellos hermanos que
habían visto deambular por las adyacencias del aeropuerto de Malvinas
cuando despegaron de allí

-Al día siguiente la FAA comenzó a recoger en su seno a los hombres
nuevos que había engendrado muchos años atrás y ahora había mandado 
al combate, a la consideración de sus conciudadanos

“Ellos habían fulgurado brevemente sobre Malvinas, por que Dios y
El gobierno Británico, les habían dado la oportunidad”

-Ellos, hermanados en la Patria, Pilotos, Soldados, Marinos, Gendarmes, 
Civiles habían testimoniado en todo el espacio del Atlántico Sur con sus 
miedos, su valor, su templanza, su sacrificio su sangre y sus rezos, la 
esencia de un ser Nacional y la Aurora de un nuevo hombre

-Desde la cima de la historia el Brigadier General José Francisco
de San Martin seguramente repetiría sus palabras del 12 de Abril 
de 1816 en Mendoza 

“PARA LOS HOMBRES DE CORAJE SE HAN HECHO LAS EMPRESAS” 


Nota:

Tripulación del TC-65 la noche del 13 de Junio de 1982

Piloto : Capitán Víctor BORCHERT
Copiloto : Capitán Hernán DAGUERRE
Navegador : Comodoro Roberto Federico MELA
Mecánicos de vuelo : Suboficial Auxiliar Hugo CASTELLINI y Cabo Principal Carlos SOSA.
Auxiliares de Carga : Suboficial Ayudante Manuel CARABAJAL y Suboficial Auxiliar Carlos PAOLONI.
Médico tripulante para atención de heridos/evacuados : Primer Teniente Guillermo MÜLLER


*-Entre el 1 de mayo y el 13 de Junio de 1982 los C-130 Hercules
del Grupo 1 de Transporte realizaron (25) cruses a las Islas Malvinas 
llevando pertrechos y trayendo heridos, su cuota de sangre la pago con
el derrivo del TC-63 y la perdida de toda su tripulacion.

Relatos En Primera Persona

Capitulo 9 de 10

EL ULTIMO DIA DE GLORIA

13 de Junio de 1982


--Este día la Fuerza Aérea Sur (FAS) lanzaba sus últimas salidas de ataque
diurnas y nocturnas en lo que se constituiría en su último día de gloria

-Ese día llego la OF 1319 y 1320 en el que se le ordenaba al Grupo 5 realizar
un ataque sobre un objetivo ubicado en Monte Kent, es así que se conforman dos 
secciones, la “NENE” al mando del Cap: Antonio Zelaya y tenía como numerales al 
Tn: Omar Gelardi, al Tn: Luis Cervera y al Alf: Gustavo Dellepiane, mientras que la
sección “CHISPA”, al mando del Cap: Carlos Varela, llevaría como numerales al
Tte: Mario Roca, al Tte: Sergio Mayor y al Alf: Marcelo Moroni, los ocho 
A-4P Skyhawk, con tres bombas BRP 250, despegaron desde San Julian a las 10:30 
saliendo Zelaya en el C-230, Gelardi en el C-227, Cervera en el C-212 y 
Dellepiane C-221 mientras que Varela salió en el C-222 (el Tordillos), Roca en 
el C-250, Mayor en el C-235 y Moroni en el C-237 al despegar pusieron rumbo donde 
se encontrarían con el KC-130 que al mando del Vcom: Litrenta y con el indicativo 
“PIEDRA 1” los reabastecería, durante esta operación el avión de Zelaya absorbió 
combustible por la toma de aire lo que provoco que la turbina se sobrecalentase, 
esto lo obligo a regresar, es así que los “NENE” se unen a la sección “CHISPA” 
y prosiguen con la navegación 


-Relato: Cap.Carlos Varela

-En el reabastecimiento se noto la experiencia acumulada en todas las misiones , 
anteriores ya que se la hizo en poco tiempo y sin hablar una sola palabra, como
autómatas, yo tenía un avión sin pintar, el único, por lo que lo apodamos “El Tordillo” 
por lo que resulto fácil formar a mis numerales, en el rasante sobre el mar 
encontramos llovizna lo que hacía que mi avión se perdiese de vista, pero no mi
estela sobre el agua, de acuerdo a lo que luego me comento Cervera, entramos 
por el Noroeste sobre la península San Luis encontrando casi de inmediato a un
Sea King Ingles al cual le pase muy cerca, 

Relato Ingles: 
-Los siete cruzaron la isla a baja altitud hacia la altura de Puerto Stanley 
luego invirtieron el rumbo hacia Monte Kent volando de Este a Oeste 

mi objetivo estaba en la parte noroeste de la ladera de los cerros conocidos 
como “Dos Hermanas”, sobre el terreno navegamos a muy baja altura, 
mi hora de ataque era a las 12:15, a las 12:13 el operador del radar de 
Malvinas pregunto si había alguien en la frecuencia a lo que solo yo conteste 
con mi indicativo

-CHISPA

-Inmediatamente me informa

-¡Atento CHISPA, tiene una PAC de Harrier al este de Puerto Argentino a unas
15 millas, hay otra al norte de la entrada de la Bahía de la Maravilla, una tercera, 
al sur a la altura de Bahía Agradable y una cuarta al norte de la entrada al 
Estrecho de San Carlos!

-La situación no podría ser mas tretica, tuve un segundo de indecisión, pensando 
que muchos de los que comandaba podrían no regresar si continuaba, pero luego 
pensé que un piloto de combate no puede volverse a dos minutos del blanco y seguí 
hacia el objetivo mientras le pedía al operador que me mantuviese informado sobre 
las PAC, me dijo que no me tenia en pantalla debido a que volábamos a baja altura, 
lo que me tranquilizo por que al enemigo también le resultaría difícil
detectarnos, se ve que sus observadores adelantados eran efectivos por que dos
de esas patrullas pusieron rumbo hacia nosotros, unos 30 segundos antes del 
blanco me hizo aumentar mi concentración un soldado Ingles que asomo sobre 
una loma caminando distraídamente que al verme quedo tan sorprendido que no
se movió, podría decir que claramente su cara de sorpresa, del otro lado de la
elevación observe una especie de campamento color verde, armazones de radar y
helicópteros estacionados, aparentemente estaban muy tranquilos y nadie los
molestaba los puse dentro de mi mira y arroje mis bombas mientras ordenaba 
a mis numerales hacer lo mismo.



Relato Ingles:

“Alguien grito: ¡cuerpo a tierra que ahí vienen! Charlie y yo nos tiramos atrás de 
unas rocas que nos daban algo de cobertura, vi claramente las marcas que tenían
en su panza, los Skyhawk verde oliva, parecían bambolearse al costado del valle…
abrieron fuego con sus cañones y se veían las llamitas que lanzaban sus bocas 
y entonces dos pequeñas bombas comenzaron a planear con sus blancos 
paracaídas que las frenaban desde sus colas, turba y fuego erupcionaron desde la
ladera a unos 40 metros debajo nuestro mientras los aviones se deslizaban por el
valle hacia la planicie de la Estancia House”

Relato Ingles: Cap: John Greenhalgh, piloto de helicópteros del 656°Esq:
“Los siete Skyhawk se vinieron desde la loma Norte del Monte Kent; sabían donde 
Iban… se fueron directo a los puestos de comando, les pasaron por encima y
desprendieron sus bombas retardadas por paracaídas… pero le erraron, las
lanzaron demasiado tarde”



-A la salida con viraje hacia al suroeste me cruce con un Sea King que me
disparo sin que pudiese repeler su agresión debido a que estaba concentrado
en la misión, en ese momento escuchaba en los auriculares a los integrantes 
de ambas escuadrillas que comentaban la variedad de misiles y proyectiles 
que nos tiraban, en eso sentí una fuerte explosión y vi un resplandor junto 
a mi avión mientras simultáneamente escuchaba al Tte: Roca que me gritaba 
que me eyectara pues me habían alcanzado, cambie mi viraje de izquierda 
a derecha sintiendo como mi avión se sacudía notablemente, el Tte Mayor dijo:

-¡Señor acaba de explotar un misil entre su avión y el mío!... 

-Frente a mi se cruzo otro helicóptero Sea King al que intente tirarle, pero en ese
momento observe que la temperatura del motor estaba muy por arriba de la
temperatura máxima, mientras producía ruidos anormales por lo que reduje la
potencia para mantenerla controlada y eyecte mis cargas externas, el resto de
la escuadrilla al ver que yo eyectaba mis tanques y bomberas, eyectaron también
los suyos, debido a mi error de no notificar las causas de mi acción, pero dentro 
de todo ni vino tan mal ya que debíamos hacer mucho vuelo rasante para evitar
las PAC enemigas, ordene silencio de radio y que cada uno realizase su escape 
por donde creyese mas conveniente para dividir el esfuerzo de los interceptores

-Yo decidí cruzar la isla por el centro hacia el oeste pasando muy cerca de Bahía
San Carlos, escoltado por el Tte Roca, pues pensaba que si me tenia que eyectar
caería sobre tierra, pase muy cerca de una fragata que se encontraba al norte de
la Bahía, sobre la Gran Malvina la turbina ya estaba al 93% de potencia, en ese 
momento el Alf: Dellepiane salió al aire diciéndome:

-¡Me agujerearon los tanques y quedan solo 1500 Libras (872 Lts) de combustible” 

-Le dije que se tranquilizara y que siguiera en vuelo rasante hasta que tuviese 
1300 Libras, si aún no había pasado el estrecho de San Carlos que buscase un lugar 
en la isla y se eyectara, poco tiempo después lo volví a escuchar a escuchar 
pidiendo ayuda por lo que le repetí que se tranquilizara que iba a llegar y que no se
preocupara, lo que no sabia era si iba a llegar yo con mi emergencia

-Escuche por mi radio al operador del radar de Malvinas que me decía 

-¡Adelante “CHISPA”, tenga fe que la Virgen esta de nuestro lado!

-Eso me decidió a seguir.
-A partir de allí y sobre el agua tuve dos grandes oscilaciones de revoluciones
y percibí sacudidas en el avión que me hicieron pensar en regresar a las islas para
eyectarme, pero gracias a Dios no lo hice, nivele a unos 1200 metros con un 83%
de potencia y 630° de temperatura, cuando aterrice, el motor se engrano, vale
decir que quedo trabada la turbina, los alabes estaban derretidos y gastados 
reducidos a menos de la mitad de su longitud, evidentemente, como dijo el
radarista de Malvinas, a mi avión lo sostuvo la Virgen ya que en esas condiciones
jamás podría haber volado, pero voló. 

 



Relato: Alf. Gustavo Dellepiane

-El regreso



-Reduje la velocidad, me parecía que estaba parado en el aire, que no avanzaba
nada, antes me sentía protegido por la velocidad seguí hasta 1400 Libras y 
comencé a tomar altura pues pensé que ya estaba al oeste de las islas 
comunicándoselo a mi jefe de escuadrilla, le pedí al radar de Malvinas que me
mantuviese al tanto de las PAC enemigas, me las refirió muy técnicamente por lo
que le pedí:

-¡Por favor, con relación a puntos notables de la isla y con distancia porque no
Estoy en condiciones de pensar!

-Las PAC estaban muy lejos, por lo que me fui decididamente hacia arriba, sobre 
Las nubes brillaba el sol esplendoroso, busque probables enemigos por todo el
cielo y pronto descubrí que estaba al norte del estrecho de San Carlos, cuando
estaba a unos 6000 Mts de altura le volví a preguntar al radar si tenia alguna PAC
y me contesto que no, por lo que me olvide de los SeaHarrier y comencé a 
preocuparme por el combustible, los pilotos que estaban en vuelo escuchaban mi
situación y algunos preguntaban demostrando hacerme alguna sugerencia, el jefe
de mi escuadrilla dijo:

-¡Dejen al “PIANO” que decida solo si se eyecta en la isla o intenta llegar a
la “Chancha”!

-Continúe mi ascenso, estaba muy preocupado pues mi indicador de combustible
caía muy rápidamente y yo todavía estaba en las islas, al ver la tierra yo pensaba
“¿me eyecto sobre las islas o me juego en el cruce?” recordé que con mi Capitán
Muchas veces habíamos comentado que, dentro de lo posible, había que volver
por lo que decidí seguir adelante cuando mi indicador marcaba 900 Libras, para
tener una idea aproximada de lo poco que era, un A-4P consume 500 Libras desde
que se pone en marcha hasta que despega en un vuelo normal….
-Mientras iba ascendiendo comencé a llamar a la “Chancha” que tenia el indicativo
de “PIEDRA 1” y le pedí que me viniera a buscar pues me estaba quedando sin
combustible, para mi tranquilidad me contestaron

-¡No te hagas problema pibe, que ya mismo ponemos rumbo hacia las Islas y
Vamos a buscarte!

-¿Que distancia nos separa? 

-Yo preguntaba a cada momento, ellos mentían piadosamente y yo calculaba mis
posibilidades de llegar, en los momentos de silencio pensaba “¡ Sonaste, esta no
la contas!”, “te vas a morir de frio en medio de la inmensidad del mas”, rezaba con
fervor inmenso, los otros pilotos seguían con su

-¡Vamos “PIANO”, fe que ya estas”!

-¡Me quedan solo 300 Libras!

-¡Tenes de sobra, quédate tranquilo! 

-¡Solo alcanzan para diez minutos de vuelo! 

-¡Te sobra con eso, ya estamos llegando!

-En ese momento el Capitán Varela me dijo:

-¡No se haga problema “PIANO” que me parece que vamos a ser dos 
pues tengo sobretemperatura en la turbina y están bajando las revoluciones!

-Le conteste con una broma
-¡Me quedaban 200 Libras!... comencé a esperar que el motor se parase en 
cualquier momento mientras pedía:

-¡COCO, no me abandones!

-Refiriéndose al Visecomodoro Litrenta piloto del KC-130 y viejo cazador que
ahora oficiaba de reabastecedor, desde el Hércules me preguntaron:

-¿”PIANO”… hasta donde llega si se planta?

-¡Solo al medio del mar!

-¿Cuánto combustible le queda?

-¡200 Libras!

-¡Ah… le sobra para llegar con eso!

-¡Dije 200, no 2000!

-Me quedaban 100 Libras; ya no llegaba a ningún lado, mi indicador de 
combustible marcaba casi cero.

-¡Me parece que te tenemos, pone viraje por derecha… nos tenes que ver!

-Los vi allí abajo y a la derecha, mi indicador marcaba cero, pensé que no
llegaría, reduje todo motor y me lance en picada mientras les pedía que,
haciendo un viraje, se acomodaran para mi comodidad, adelante estaba la
canasta, les dije:

-¡Me juego, doy potencia a pleno para alcánzalos!

-¡Bien pibe, eso son hombres! 

-Me acercaba a mucha velocidad por lo que les pedí que picaran, inmediatamente
escuche en mis auriculares: 

-¡Picando para un looping!

-Llegaba, estaba allí, era mía… saque frenos de aire y un segundo después, mi
lanza se incrustaba en la canasta, en ese momento escuche por la radio nuestro
viejo grito de guerra:

-Y…¡¡¡No hay quien pueda!!! 

-Por las ventanillas del KC-130 Hercules se veía a los mecánicos que gritaban y se
abrazaban, mi indicador de combustible comenzó a subir… 
Había nacido de nuevo

-Dije por radio:

-¡TUCU, que borrachera nos vamos a agarrar esta noche!

-La frecuencia era un berrinche infernal de gente que me felicitaba… casi todo el
combustible que me daban salía por un orificio en mi tanque derecho, me fui
acoplado a la “Chancha” hasta la pista, cuando lo deje, tuve problema con el
tren de aterrizaje, gracias a Dios trabo, aterrice, no lo podía creer pero estaba en
tierra firme, inmediatamente cuando pare se formo un charco de combustible 
bajo mi avión por lo que lo abandone lo mas rápido posible mientras pensaba
“De aquí derecho a misa” ya que era día Domingo y cumplí


-Mi agradecimiento eterno a esos valientes pilotos de Hércules, entre los que
destaco al Vicecomodoro Litrenta y su tripulación, al Vicecomodoro Cano y
a la “Chancha”, esa “Chancha” querida, pues entre ambos salvaron muchísimas
vidas yendo bastante mas lejos de lo que exige el deber. 



Nota:

**La canción dice, “No hay quien pueda, No hay quien pueda, 
con la Gente Cazadora, No hay quien pueda, A lo menos por ahora

*El “TUCU” es el Tte. Luis Cervera

*El ayer Alférez Gustavo Dellepiane es hoy el Director de la Escuela 
Superior de Guerra Aerea (ESGA)

Info: http://interdefensa.argentinaforo.net  (usuario Lito71)