sábado, 16 de junio de 2012



Relatos En Primera Persona

Capitulo 7 de 10


CINCUENTA AGUJEROS



-Relato: Comodoro (R) Ricardo Grunet



-De las misiones que volé durante la guerra la más importante a mi juicio fue la que llevamos a cabo el día 28 de Mayo 






-por entonces teníamos solo tres aviones en servicio, de los cuales dos habían arribado el día anterior, ese día llego la orden de prepararnos para atacar objetivos terrestres en la zona de Darwin, la primera escuadrilla con el indicativo de “NAHUEL” compuesta por el Cap: Roberto Vila (A-537), el Tte Roberto Cimbaro (A-532) y el 1°Tte Hugo Argarañaz (A-533) despego a las 8:00 y retorno luego de atacar con éxito las posiciones enemigas una hora más tarde, el A-537 quedo fuera de servicio por los múltiples impactos recibidos por lo que mientras comenzaban con las reparaciones imprescindibles, tomamos los dos aviones restantes y nos preparamos para salir junto con el Tte: Tadeo Russo bajo el indicativo “BAGRE” para nuestra sección






-En ese momento cuando pongo en marcha mi avión, el A-533, siento una sensación muy particular, como una opresión en el pecho por lo que respire hondo un par de veces y finalmente suelto los frenos y salgo, eran las 9:20, detrás mío salió el Tte Russo en el A-532, las condiciones meteorológicas eran muy malas como para cerrarse en cualquier momento, los aviones estaban configurados con cuatro coheteras LAU-61 con 19 cohetes de 70mm c/u y full munición para los dos cañones de 20mm (270 proyectiles c/u) y las cuatro  
ametralladoras de 7,62mm (900 proyectiles c/u), teníamos la llave que conecta el armamento puesta para ganar tiempo en el momento del combate, teniendo que seleccionar solamente entre cañón o ametralladoras, el resto era línea caliente, inicio un viraje por derecha y voy siguiendo la costa hacia Darwin, volábamos rasante y en un momento me doy cuenta que estaba demasiado bajo por lo que decido elevarme un poco para evitar que por la acción de alguna ráfaga de viento termine impactando contra el agua, así a dos o tres metros sobre el agua seguimos la navegación favorecidos por el conocimiento muy profundo que teníamos de la orografía de Malvinas, esto lo habíamos logrado durante los días previos al inicio de las acciones donde habíamos volado mucho y marcado los puntos más importantes del terreno, mi numeral venia en formación abierta a mi derecha, enseguida vimos la entrada al canal y continuamos rasante viendo a lo lejos las edificaciones y las barraca grande que nos servía para ocultarnos, la idea era venir por debajo de esa barraca y levantar a último momento y ahí a la derecha de la pista teníamos la información que estaban las tropas Inglesas, el techo era muy bajo, no más de 30 metros y había mucha neblina lo que sumado al incendio de la escuela de madera, contribuía a reducir la visibilidad, cuando levanto para entrar sobre el área, veo las tropas enemigas desparramadas por todo el campo que se sorprenden, nuestra entrada a baja altura los había tomado desprevenidos ya que no nos habían sentido entrar probablemente por que el viento en contra había ayudado a nuestra discreción tapando el ruido de nuestros aviones, en ese instante vi la casa del “managment” de Darwin donde sabia que vivía una familia, en ese momento mis pensamientos pasaron por tirar directamente a la casa o tirar a la tropa, en un instante paso por mi mente esa familia, que eran civiles, y decidí tirar sobre las tropas, si hubiese tirado sobre la casa estoy seguro que habría alcanzado a la plana mayor Inglesa, luego supe que a la familia la habían evacuado, pero son decisiones que se toman en el momento y lo que podría haber pasado es otra historia, entonces inicie la corrida, tire con cohetes “pedaleando” el timón de dirección para tratar de ampliar el área a batir y alcanzaran una dispersión mayor y empecé a virar para hacer una nueva pasada, recuerdo perfectamente el uniforme verde muy oscuro de los soldados cuando pase sobre ellos se dieron vuelta y se quedaron parados sin atinar a nada, también recuerdo claramente sus expresiones ya que yo estaba pasando a muy baja altura.






-Para esa misión estaba en contacto con uno de nuestros hombres, que servía de observador avanzado, el 1°Tte Fassani que desde una posición en tierra guio nuestros ataques, me indico los lugares hacia dónde tirar y luego de la ultima pasada, que hice tirando con los cañones de 20mm escuche a Russo que me dice que me estaban tirando y que el todavía no había “entrado”, siento un impacto sobre el motor izquierdo, pero siguió funcionando, y en ese momento paso sobre la posición de Fassani que me saluda y yo respondo levantando mi puño derecho, en ese momento escucho a Russo que me dice que se había superpuesto sobre el blanco y que me seguían tirando, me indico que realice un 360 sobre el canal por el costado derecho para evitar el fuego proveniente de tierra y entonces inicie la corrida de tiro, inmediatamente iniciamos los dos el regreso por el mismo camino aterrizando en Puerto Argentino a las 10:20 con el nerviosismo propio de haber cumplido una misión de combate de esas características






-Mi avión quedo fuera de servicio por los múltiples impactos recibidos, contamos más de cincuenta en el fuselaje y en las alas pero lo habían afectado fundamentalmente los recibidos en el motor izquierdo, mas allá del resultado efectivo de nuestra misión, para las fuerzas Inglesas la acción de nuestros aviones fue muy importante porque automáticamente después de nuestra incursión desplegaron dos helicópteros ligeros para cubrir el sector por donde nosotros habíamos aparecido, en cuanto a mí, me quedo la satisfacción de haber cumplido con éxito el ataque y contento por haber regresado y por haber cumplido con nuestro deber, nos ayudo en la parte anímica y demostró que nuestro entrenamiento había sido el adecuado, el avión lo teníamos muy dominado y por mi parte tenía muchas horas en él lo que sumo los muchos ejercicios con armamento real que habíamos realizado antes de la guerra contribuyendo a que estuviéramos bien preparados.








Fuente: Monografía IA-58 Pucara, 
30 años de servicio 1975-2005_Avialatina




Nota: Relato del Alf: Ruben Sassone



-Ya al caer la tarde vimos como otros dos Pucara comenzaban su ataque sobre las tropas Inglesas, el primer avión disparo todos sus cohetes, pero el que le seguía no disparo nada, pensamos que su sistema de armamento había fallado, pero ante nuestra sorpresa y soportando una infernal cantidad de disparos que salían de todos lados realizando un giro completo y volvió a pasar y ahora si disparo todas sus armas, poco tiempo después le pude preguntar a este piloto, porque había hecho esto y me contesto que como estaba mal acomodado en su puntería y temía no acertar, dio la vuelta para volver a disparar.
-Luego de ese ataque, sobrevoló nuestras cabezas uno de los Pucara y pudimos ver claramente al piloto con su puño en alto saludando y dándonos fuerzas para el desenlace final 









EL GATO Y EL RATON



28 de Mayo de 1982






-Al mediodía , las fuerzas Británicas sufrieron las primeras incursiones aéreas 
de los aviones de ataque ligero Pucara Argentinos desde Ganso Verde, mientras 
se dirigían a las posiciones de la compañía del 2º Para, vieron a dos Scout
piloteados por los tenientes Jeff Niblett y Dick Numm, que venían de Camilla Creek House para recoger algunos heridos. 
-Los dos Pucara, Tte: Giménez (A-537) y el Tte: Cimbaro (A-532) cambiaron 
inmediatamente sus perfiles de ataque, los Scout, que volaban a unos 50 mts 
y a 200 nudos desarmados, no pudieron evitarlos, las maniobras reglamentarias 
de evasión de caza utilizadas por los pilotos de los helicópteros no dieron resultado frente a los bastante mas lentos Pucara.






-En un desesperado intento de volver a la pantalla de defensa aérea de los 
Blowpipe en Camilla Creck Hause los dos Scout se separaron a izquierda 
y derecha para girar hacia el norte, los pilotos de los Pucara eran realmente 
buenos, descendieron la velocidad casi hasta la perdida sacando los flap 
y tren de aterrizaje para virar hasta situarse encima de los Scout, Jeff Niblett 
esquivo tres ataques de los Pucara pero Dick Numm fue alcanzado por los 
Argentinos justo cuando se ponía a cubierto, todo el mundo disparaba sobre 
los Pucara y resulta increíble que ninguno resulto alcanzado.






-Los dos helicópteros desaparecieron de la vista de los que se hallaban 
en tierra y después apareció una columna de humo, el capitán Pounds 
se dirigió allí para investigar y encontró al primer Scout en el suelo con 
el sargento Bill Belcher junto a el, parecía estar arrodillado junto al cuerpo 
de Numm, Pounds (en otro Scout) lanzo en paracaídas a su acompañante, 
el sargento Priest para que ayudase y volviese en busca de Jeff Niblett con 
una camilla Niblett había aterrizado y estaba conmocionado, pero volvió 
rápidamente a su Scout y se dirigió allí para ayudar. 






-Pero Dick Nunn estaba muerto en el interior del calcinado helicóptero, Belcher parecía estar arrodillado sobre Nunn por que sus malheridas piernas estaban rotas y dobladas en angulos antinaturales, los hombres utilizaron partes del aparato destrozado para entablillarle las piernas y en cuestión de 15 minutos ya estaba de vuelta en la bahía de Ajax, Salvo una pierna… y la vida.

Foto del Tte Roberto Cimbaro
Derribó un Scout, el 28 de Mayo de 1982, utilizando una salva de cohetes


-El encuentro duro menos de dos minutos y cada Pucara había dado cuenta 
de un helicóptero, con los Scout desarmados había sido como jugar  al gato y el ratón y los Pucara habían disfrutado de todas las ventajas, Jeff Niblett había recibido una gran ayuda de su acompañante, el sargento John Glaze que había permanecido en la parte posterior gritando instrucciones sobre el camino a tomar tales como “Ahora se acerca, espera para alejarte por la derecha ¡Ahora”, 
-El sargento Belcher, había hecho lo mismo pero después de que le alcanzasen en las piernas, Dick Nunn ya no pudo hacer demasiado para esquivar los demás ataques y fue alcanzado por las ametralladoras muriendo instantáneamente mientras aun se encontraba en el aire y después Belcher vuelve a ser herido en las piernas mientras el descontrolado Scout caía estrepitosamente al suelo dándose vuelta y lanzando a Balcher hacia fuera e incendiándose.






-Bill Belcher, que yacía en el suelo con ambas piernas mal heridas y una de ellas casi amputadas se inyecto morfina con gran calma en la pierna menos maltrecha dando por perdida la otra, mientras esto tenía lugar las victimas en el campo de batalla de Ganso Verde aumentaban. 

Info: http://interdefensa.argentinaforo.net (usuario Lito71)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario