miércoles, 30 de octubre de 2013

INFOGRAFÍA DEL CONFLICTO MALVINAS



Lamina Detallada
Pagina 1

Descarga:
http://i.imgur.com/yUh060h.jpg
Pagina 2

Descarga:

Pagina 3
Descarga

Lamina  Completa
Descarga
http://i.imgur.com/SOFArbu.jpg

martes, 8 de octubre de 2013

1968 "GRAN BRETAÑA DEVUELVE LAS MALVINAS" 

Año VII Buenos Aires, 3 al 9 de diciembre de 1968 Nº 310 

Acabaron de develarse, entonces, las verdaderas intenciones de la gira de Lord Chalfont a las Malvinas: el Gobierno de Londres ha resuelto deshacerse de las islas, reconocer la soberanía argentina. Naturalmente, Lord Chalfont debía ocultar a sus compatriotas que la Corona los abandonaba; con ese fin, nada más diplomático —ni más inglés— que hacerles creer lo contrario. En la quincena próxima, ambos países tratarán de firmar un acuerdo sobre esta centenaria querella: no obstante, y aun si se entorpecen o dilatan las negociaciones, el éxito argentino y la capitulación británica son un hecho real 


1968 "Gran Bretaña Devuelve Las Malvinas"

La Devolución De Las Islas Malvinas 

Tal vez le sentaron los 28 grados de calor, a él, que venía del frío austral. El sábado a la tarde, cuando se entrevistó con el Canciller Nicanor Costa Méndez, Lord Chalfont acababa de cumplir la más ardua misión de su carrera diplomática: advertir a los 2.000 habitantes de las Malvinas que el Gobierno de Su Majestad ha resuelto abandonarlos. 

La conferencia con el Ministro fue un mero gesto protocolar requerido por el Palacio San Martín: un miembro del Gabinete que visitó las islas reclamadas por la Argentina no debía volverse a Londres sin pisar Buenos Aires: hacerlo, entrañaba una descortesía. Pero también fue un gesto protocolar el viaje a las Malvinas de Lord Chalfont, legislador y Secretario de Estado para las Relaciones Exteriores: las autoridades británicas no tenían que consultar a los súbditos malvineros, porque su decisión ya estaba tomada de antemano. Consiste en devolver un archipiélago que retienen, ilegalmente, desde 1833. 

Un par de meses atrás, el Foreign Office envió a Costa Méndez el borrador de un documento que, una vez aceptado por ambos Gobiernos, serviría de epílogo a los casi tres años de negociaciones bilaterales entabladas por consejo de la UN. Se trata de un plan de acción para la futura transferencia de las Malvinas a la órbita argentina, y la Cancillería inglesa ansiaba que quedara suscripto antes del arribo de Lord Chalfont a Puerto Stanley. Una lógica brizna de cautela, y la necesidad de estudiar el texto a fondo, demoraron la firma. 

En verdad, las opiniones se dividieron dentro del Palacio San Martín entre quienes preconizaban el acuerdo inmediato y quienes —como el propio Ministro— deseaban aguardar los resultados de la visita de Lord Chalfont y evitar que un exceso de premura desbaratase lo que tanto costó obtener. No cabe duda de que la gira del Secretario por las islas ha sido un barómetro indispensable, pese a que sólo tuvieron acceso a las discusiones los líderes de las Malvinas, encabezados por el Gobernador, Sir Cosmo Haskard, y los cinco periodistas que acompañaron al legislador desde Montevideo, en el navío Endurance. 

El Palacio San Martín conoce la posición inglesa: no necesitaba, por lo tanto, prestar oídos a las andanzas de Lord Chalfont; sin embargo importaba saber cómo se entendería con los convidados de piedra: los malvineros. Un repaso de los extensos —y a veces iracundos— despachos remitidos a Londres por los corresponsales, amén de ciertas declaraciones públicas del Secretario, permiten reconstruir su método admirable. 

Lord Chalfont indujo a sus compatriotas a contemplar una próxima asociación con la Argentina como la salida más favorable: la economía de las islas —basada sobre la cría de ovejas y la venta de lana— no se sostendrá por mucho tiempo. Es vital modificarla y desarrollar el archipiélago, amén de dotarlo de comunicaciones y adelantos de los que ya no puede carecer. Gran Bretaña, hundida en su propia crisis financiera, no cooperará con las Malvinas. Por lo tanto, entregar la soberanía es un favor de la Corona a estos súbditos. 


malvinas 
Nicanor Costa Mendez

De paso, Lord Chalfont los amedrentó con la posibilidad de que, si no prosiguen las negociaciones con la Argentina, el Gobierno de Buenos Aires adopte una línea de acción más violenta. Conviene, entonces, no sólo aprobar las tratativas entre ambos países, sino alentarlas: su quiebra no dañará a Inglaterra sino a los moradores del archipiélago. Por otra parte, la Argentina se ha comprometido a preservar los intereses de los malvineros, su lengua y sus credos. 

The Guardian resumió así: "[Lord Chalfont] divulgó el mensaje de que el porvenir de las islas y el de sus habitantes está vinculado con el vecino continental y no con un ex imperio distante miles de kilómetros". Dicho de otro modo: la devolución de las Malvinas es un hecho. 

El Gobierno quiere que cualquier arreglo con Gran Bretaña admita dos esenciales premisas: el reconocimiento de la soberanía argentina, aunque no se fije la fecha de la transferencia; y la de respetar los intereses del pueblo, no su voluntad, pues tal cosa significaría proponer a los malvineros como última instancia. 

Se trata de un reparo justo: no sólo porque, según se verá luego, las Naciones Unidas establecieron el respeto a los intereses, sino porque el pleito debe dirimirse de Gobierno a Gobierno. Ahora bien: la primera exigencia está contemplada en el documento de Londres; en cuanto a la segunda, una hojarasca de retórica impide todavía la definición rotunda. 

Los funcionarios argentinos vinculados con las negociaciones estiman que Gran Bretaña se allanará a retirar una cláusula en la cual se estipula que el traspaso de la soberanía se realizará "si los habitantes de las Malvinas dan su acuerdo". Cómo es notorio, la reincorporación de las islas al territorio nacional se hará en dos partes: la etapa inicial (de cuatro a ocho años, quizá se reduzca a dos) servirá para el mutuo acostumbramiento y la apertura del diálogo entre el archipiélago y el país; la segunda fase prevé la posesión. 

Si al cabo de la primera parte se solicitara el pronunciamiento de los isleños, la cláusula obraría como una trampa; además, el mandato del Partido Laborista vence en 1970, y los conservadores, que acaso ganen entonces, se oponen con ferocidad a la devolución del antiguo botín. 

La Argentina se apresta a no ceder, aunque su negativa rompa las gestiones bilaterales o las estanque. Inglaterra, a su vez, parece dispuesta a que el documento (o posición de acuerdo) se firme en los próximos veinte días. Serán veinte días de suspenso, aunque no lograrán cambiar el clamoroso final de la obra: la transferencia de la soberanía. 


1982


ASÍ QUE PASEN CUATRO AÑOS 

"Alguna vez, cuando me retire, quizás escriba la historia de estas negociaciones —ha dicho a un par de amigos el Canciller Costa Méndez—. No fueron menos tensas y sutiles que las de Kennedy y Kruschev durante la crisis de los cohetes cubanos." En todo caso, si bien es cierto que las tratativas por las Malvinas no hicieron peligrar la paz del mundo, significan para la Argentina el camino hacia una reivindicación de primera magnitud, hacia algo más que un mero triunfo diplomático. 

A falta de esa, historia, sólo cabe rememorar sus hitos conocidos. El 9 de setiembre de 1964, José María Ruda, entonces consejero legal del Palacio San Martín, abre el fuego en las Naciones Unidas con un alegato de hora y media ante el subcomité III del Comité de Descolonización (O Comité de los 24, por el número de sus países miembros). Este cuerpo funcionaba desde 1961, pero la Argentina tardó, tres años en recurrir a él; según la leyenda, fue casi por azar que un funcionario descubrió las Malvinas en la lista de materias elaborada por el organismo: se ignora quién anotó allí las islas. 

El discurso de Ruda es un acopio dé evidencias abrumadoras. "Nuestro propósito —enuncia— es persuadir a la comunidad internacional de que las Malvinas son parte integrante del territorio argentino y que el deber jurídico y moral de Gran Bretaña es devolverlas a su verdadero dueño." Una vez más, el enviado de Buenos Aires recuerda que el 3 de enero de, 1833 —a seis décadas de su retiro voluntario de Puerto Egmont, en favor de la Corona española— los ingleses se apoderaron por la fuerza de Puerto Soledad, en la Malvina Occidental, arriaron el pabellón argentino y expulsaron a sus gentes. 

Ruda presenta el caso ante el subcomité III (formado por delegados del Uruguay, Irán, Bulgaria, Italia, Costa de Marfil, Madagascar y Venezuela); un emisario británico refuta sus argumentos. Sin embargo, la Argentina obtiene un espaldarazo: el 18 de setiembre, ,el organismo recomienda al Comité de Descolonización que invite a los Gobiernos de Londres y Buenos Aires a gestionar una solución para el pleito; de hecho, deja sentada la existencia del diferendo, otra victoria. 

No son éstas las únicas novedades. Nunca, antes, los ingleses habían utilizado argumentos jurídicos para desdeñar los reclamos argentinos; en 1834, el Vizconde Palmerston, en carta a Manuel Moreno, señaló que los títulos de posesión de las Malvinas provenían del descubrimiento y subsiguiente ocupación de las islas por parte de la Corona británica. En las sesiones de setiembre de 1964, se abandona esta tesis para esgrimir la de la prescripción. Argentina desecha el planteo ya que, desde 1834, los sucesivos Gobiernos exigieron la devolución de las Malvinas, interrumpiendo así el efecto de la prescripción. 

Sólo un año después del "alegato Ruda", el 17 de noviembre de 1965, el Comité de Descolonización hace suyo el veredicto del subcomité III y aconseja a los dos países que busquen un arreglo pacífico del conflicto, "teniendo en cuenta los intereses" de los malvineros. Ordena además, que en todas las comunicaciones y documentos se emplee la denominación de Malvinas, entre paréntesis, junto a la de Falkland. 

Otra larga espera es necesaria para que la idea de las conversaciones bilaterales cobre el máximo de solemnidad: el 16 de diciembre de 1965, con 94 votos a favor, ninguno en contra y 14 abstenciones (entre ellas, la de los Estados Unidos), la Asamblea General de la UN aprueba las negociaciones: tal, el contenido de la Resolución 2065. Al mes, en Buenos Aires, los Cancilleres Michael Stewart y Miguel Ángel Zavala Ortiz dan por iniciadas las tratativas en un comunicado conjunto. 

En la práctica, corresponde al Embajador Alejandro Lastra inaugurar los debates con funcionarios del Foreign Office (19-20 de julio de 1966). 

El cambio de Gobierno, en la Argentina, estanca las discusiones hasta el 28 de noviembre, día en que son reasumidas por el nuevo Embajador, Eduardo McLoughlin. 
Al comienzo, la actitud británica reviste una extrema dureza; la serenidad y la cautela argentinas se vieron melladas por dos imprudentes demagogias: el aterrizaje en las Malvinas del piloto Miguel Lower Fitzgerald, el 8 de setiembre de 1964 (poco antes de que Ruda leyera su mensaje en Nueva York); y la desinflada invasión que intentó un grupo de 17 hombres y una autora teatral el 28 de setiembre de 1966. 

En ambos casos, hoy es claro, hubo apoyo oficial; fue el Vicepresidente Carlos H. Perette quien bendijo la cruzada de Fitzgerald, que permaneció un cuarto de hora en Puerto Stanley para clavar una bandera argentina y entregar un manifiesto. El piloto tuvo que elegir entre asegurarse una dosis suficiente de combustible (un tanque auxiliar de 220 litros) o llevar un pasajero: Héctor García, propietario de Crónica y Así; optó por lo primero. En cuanto a la "Operación Cóndor", no caben dudas de la influencia y el respaldo financiero prestados por un par de sindicatos y empresas periodísticas, amén de la complacencia de ciertos generales del Ejército y funcionarios. 
Como es notorio, los 18 intrusos desviaron de su ruta a un avión de Aerolíneas Argentinas —en el que viajaban 35 pasajeros, uno de ellos, el editor García; otro, el Gobernador de Tierra del Fuego— y descendieron en Puerto Stanley empuñando armas automáticas; las rindieron a los dos días y hoy cumplen condenas diversas en el Sur. Como no hay dos sin tres, el miércoles último, cuando Lord Chalfont trataba de calmar la ira santa de sus compatriotas, García y Fitzgerald se descolgaban sobre Stanley. 


Argentina

En febrero de 1967, el Poder Ejecutivo autoriza el montaje de una Dirección General de las Malvinas, en la Subsecretaría de Relaciones Exteriores. Ya entonces, los argentinos conocían el diseño de un escudo para las islas, que era propuesto a la Casa Rosada. Los ingleses, entretanto, se mostraban irreductibles; el 22 de marzo, el Foreign Office dijo: "El Gobierno británico no ha tomado en absoluto la decisión de abandonar su soberanía sobre el archipiélago". Pero la renuencia habría de ablandarse: una violenta crisis se ensañaba entonces con el Reino Unido, cundía el cisma dentro del Partido Laborista, y los sindicatos estorbaban las crueles medidas económicas de Harold Wilson. 


1968

LA RESPUESTA BRITÁNICA 

Ninguna de las fuentes consultadas por Primera Plana quiso revelar en qué instante preciso los ingleses se avinieron a cancelar su altanería y admitir su absoluto desinterés —estratégico y financiero— por las islas; la transición pudo comenzar, tal vez, hacia fines de 1967, cuando fue devaluada la libra esterlina y Gran Bretaña recordó aún más su presupuesto de defensa; o en el trimestre inicial de 1968, cuando el tempestuoso George Brown dimitió la Cancillería —que desempeñaba desde agosto de 1966— y Wilson volvió a ponerla en manos del templado Michael Stewart. 

Con todo, es injusto achacar los progresos en la negociación sólo a los desastres de la política interna de Gran Bretaña. Equivaldría a olvidar el brillante trabajo de persuasión cometido por los diplomáticos argentinos a las órdenes del Ministro Costa Méndez: el Embajador Ruda (44 años, casado, cinco hijos), quien encabeza la Misión Argentina ante la un desde febrero de 1966 y a quien se debe el exitoso fallo de Río Encuentro (ver Nº 208); su colega ante la Corte de Saint James, el brigadier McLoughlin; y el Embajador Ezequiel Pereyra, afincado en el Palacio San Martín, colaborador directo de Costa Méndez. 

la eficacia de este equipo y los trastornos ingleses construyeron un horizonte más luminoso en 1968. Ya en marzo, un grupo de malvineros lanza la voz de alarma: en una carta que reproduce la prensa londinense, acusan al Primer Ministro Wilson de urdir el inminente traslado de las Malvinas al dominio argentino. El Gobierno se defiende con robustas tiradas patrióticas; el propio Lord Chalfont jura, en la Cámara alta, que el Gabinete "se guía por un acendrado respeto a los intereses del pueblo" de las islas. Toca a Stewart, no obstante, asestar un inusitado golpe de esclarecimiento en los Comunes, el 28 de marzo último. 

El Canciller anuncia a los legisladores estos tres apotegmas: 
• Gran Bretaña está convencida de su soberanía sobre las Malvinas, pero la custodia de ellas reside en el Gobierno, no en los habitantes. Moraleja: no habrá plebiscito, como ocurrió en Gibraltar (setiembre, 1967). 

• La Argentina también está convencida de sus derechos sobre las islas y este dato debe tenerse en cuenta si Inglaterra desea, en verdad, mantener buenas relaciones con ese Estado. (El cese de los envíos de carne, por un feroz brote de aftosa, habían enfriado notablemente las relaciones.) 

• "Si partimos del punto de vista de la necesidad de lograr un rnodus vivendi apropiado, este país debe prepararse a discutir el momento y las circunstancias en que, cumplidas ciertas ccndiciones, acordará ceder la soberanía [a la Argentina]." La cesión, según Stewart, debería formar "parte de un convenio que asegure una permanente y satisfactoria relación entre los isleños y la Argentina, en la cual no haya hostigamientos, ni vejaciones, ni inconvenientes; un convenio en el que se garanticen si la soberanía es transferida, la salvaguardia de los derechos especiales de los isleños, su descendencia, su lenguaje..." Ese convenio es el que ahora se debate. 

Que no se convocaría a un referéndum —como solicitaban los Diputados conservadores y las autoridades de las Malvinas— es un tema sobre el que insiste Wilson en abril, para después declarar que la Argentina conoce "la respuesta británica" a su larga lucha por la reconquista de las islas. Costa Méndez niega estar al tanto de respuesta alguna; es posible que la haya sabido, de labios de Stewart, durante las dos conferencias que mantuvo con él en Nueva York el 27 de setiembre y el 10 de octubre, mientras asistían a la Asamblea General de la UN. 


negociaciones

Toca al Daily Express, de Londres, informar que Gran Bretaña se dispone a transferir las Malvinas en un plazo de cinco a diez años; el Foreign Office desmiente, pero ahora es visible que el órgano conservador hace algo más que proselitismq. Faltaba, sin embargo, una evidencia inusual: la ofrece el viaje de Lord Chalfont. 

Otras evidencias florecieron en Buenos Aires, pero deben adjudicarse a razones comerciales; tres zambas dedicadas a las Malvinas inundaron de mal gusto las radios de la Capital, sobre todo las oficiales. 

Una de ellas ha sido escrita, en un módico rapto de inspiración, por el capitán Federico Eduardo Mittelbach, ex colaborador de Federico Frischknecht y de Raúl Puigbó; su última estrofa: "Apronta, niña adorable, / ponte prendas de domingo, / que tu coraje y mi sable / sobran para echar a un gringo". La música pertenece al joven Gabino Correa. 

José Adolfo Gaillardou (a) Indio Apachaca, unió su estro al compositor Mario Valdez para proferir la segunda zamba, que se halaga con estos ripios: "Son tus mapas insulares / que llaman clamando como manos, / son tus cielos y tus mares / que gritan todo el sur americano". Pero el record de audiencia y de venta fue para Zamba de las Malvinas, de Juan Pueblito y Roberto Casal, grabada hace dos años por Los Changos de Anta: "Una es la Gran Malvina / otra es la Soledad; / quien quiera cambiar su nombre / está faltando a la verdad , se inflama. 

Menos frívolo, 'El reto de las Malvinas', un estudio de Ronald Crosby (Editorial Plus Ultra, 72 páginas, 250 pesos), agolpa curiosos datos sobre el archipiélago. Por ejemplo: hay 30 estancias en el millón de hectáreas que suman las islas; la población registró su mayor abundancia en 1936, con 2.272 habitantes; en la actualidad hay 2.079, El sueldo más: bajo, en las estancias, es el de los peones generales: 386.400 pesos por año: el más alto, el de los capataces: 845.040 pesos. 

Sostiene Crosby que la incomunicación, el pésimo sistema de enseñanza, la falta de oportunidad en el trabajo, y de esparcimientos en la vida cotidiana son los principales factores que determinan la emigración de los malvineros, hacia otros sitios. Un Gobernador, ayudado por un Consejo Ejecutivo y un Consejo Legislativo, conduce los negocios públicos; un Consejo Municipal se ocupa de la administración de Puerto Stanley. Treinta infantes de Marina, renovados anualmente, protegen a los ciudadanos; una estación de radio sirve a 565 receptores, y un sistema alámbrico alimenta e 348 altavoces instalados en casas particulares. Hay un solo gremio, con 550 socios, y los servicios públicos calecen del personal necesario. Sobre este aislado territorio, de clima insoportable, reina la Falkland Island Company; fundada en 1851, controla el 46 por ciento de la tierra y ejerce un franco monopolio comercial: sólo cuatro estancias no liquidan su producción por medio de esta empresa. La FIC vende la mayor parte pe las provisiones que llegan a las islas (desde Montevideo, en los viajes mensuales del barco Darwin); a su vez, carga la lana y la transporta a Gran Bretaña, donde es subastada por la firma Jacombe-Hoare Company

gran b

EL PRESENTE GRIEGO 

Lord Chalfont no cesó de recordar a sus compatriotas las amenazas que penden sobre la economía local: si bien los 627.000 ovinos originan un ingreso líquido anual de 800 millones de pesos (con 2.235.000 kilos de lana), la caída de los precios en el mercado mundial y el alza en los costos de la producción acabará con la única fuente de riquezas del archipiélago; entonces, la Corona deberá subsidiarlo. 

Pero el Gobierno de Londres —que se desprende de sus últimas posesiones— no puede brindar asistencia financiera, ni aun para intentar una diversificación de la economía; tampoco está en condiciones de ofrecer ayuda militar y ya no se interesa por las ventajas estratégicas de las islas. 

También señaló Lord Chalfont que la Corona "debe tener en cuenta los intereses británicos en la Argentina": en la decisión de Londres, el desdén por las islas corrió parejo con la voluntad de seguir cultivando las exportaciones hacia, la Argentina y el retorno de sus dividendos, así como la tranquilidad de las inversiones británicas en el país, que totalizan unos 1.500 millones de libras esterlinas. 

Si bien se mira, es un presente griego el que ha de recibir la Argentina cuando restituya las Malvinas a su patrimonio; comprometida a velar por los intereses de sus habitantes, y obligada a una segunda colonización argentina, necesita despeñar un verdadero alud de fondos y de coraje. 

De todos modos, parece sensato este juicio de un funcionario de Gobierno: "Cualquier gasto será pequeño con tal de obtener las islas y de convertirlas en otro pedazo de Argentina".No pensaba, en ese momento, en otra consecuencia atrayente: los réditos políticos que la devolución de las Malvinas dará al Gobierno que la consolide. 

1968 "Gran Bretaña Devuelve Las Malvinas"

miércoles, 13 de febrero de 2013


Malvinas: Error Que Muchos Cometen


La figura que ven sobre NUESTRA BANDERA y que utilizan algunos para honrar a nuestros héroes se trata de un Británico.
Para mi es algo contradictorio utilizar la imagen de un Británico que exhibe como trofeo el caso (M-1) que perteneció quizás a un caído para honrar a nuestros héroes y peor aun PARA MI, es que esté estampada sobre nuestra bandera


Esta imagen lamentablemente esta en todos lados.

Por ejemplo:
TARINGA
http://www.taringa.net/comunidades/phoenixwright/5046502/30-anos-de-Malvinas.html

Urgente 24
http://www.urgente24.com/197213-malvinas-30-anos-emotivo-despliegue-en-tierra-del-fuego

Informes Reservados
http://www.informereservado.net/noticia.php?noticia=39671

El Periódico de Rincón 
http://www.elperiodicoderincon.com.ar/ver_noticia.php?id=20120402133901

Pagina del Gob De Salta
http://www.salta.gob.ar/noticia-gobierno-salta.php?IdNoticiaSalta=15669

El Intransigente
http://www.elintransigente.com/notas/2012/3/30/vigilia-patriotica-gesta-malvinas-127103.asp

EN BLOG
http://diospatriaomuerte.blogspot.com.ar/2012/04/malvinas-30-anos-de-la-asana.html


En fin... si buscan en Google verán miles mas



""Esta foto esta expuesta en un museo sobre Malvinas en Inglaterra y se trataría de un Royal Marine con casco M-1 argentino usado como trofeo, obtenido durante la guerra de Malvinas y este se encuentra en el monte dos Hermanas.""


¿De quién se trata entonces?



One man's war in pictures


Published on Wednesday 13 June 2007 00:06


ON THE long journey to the Falkland Islands by sea, Lieutenant Malcolm Duck was instructed to write a letter. It would be mailed to his family, in case he did not return. As the 21-year-old sat on board the RFA Resource writing to his father, he remembers being struck by the seriousness of what they were doing.



Duck is now a celebrated Edinburgh restaurateur, the proprietor of Duck's at Le Marche Noir. But he hasn't forgotten the morning in 1982 when he was on leave in Marseilles and received a message recalling him to join the task force heading for the Falklands.



A few days later, he sailed from Rosyth with the rest of Zulu company, part of the Arbroath-based 45 Commando. A keen amateur photographer, he took slides along the way, giving an insider's view of the conflict.


"I think you should record things and I love photography. Although I didn't take it into battle because I had a job to do and it wasn't taking pictures."

His photographs show warships - and commandeered cruise ships such as The Canberra - anchored off Ascension Island while supplies were redistributed. "The ships were loaded where they were and sent straight there, but there's no sense in having all the helicopters on one ship and all the food on another - one goes down and you lose the lot."

The Marines went ashore in late May at Ajax Bay on San Carlos Water, soon to be known as "Bomb Alley", and dug themselves in. In the famous "yomp" across the Falklands, under constant threat of enemy fire, they dug in every time they stopped. "That way if anyone comes along to bomb you, you can get your head out of the way," Duck says, matter-of-factly.

For the next four weeks, a succession of trenches were all they had for shelter. A photograph shows Duck with two fellow Marines in a trench, smoking and staring stiffly at the camera. Another shows Marine Pete Jenkins, wrapped up against the Falklands cold, reading a letter from home.

45 Commando's key role in the war was to be at the Battle of Two Sisters. The X-Ray and Yankee companies were to capture the right of the two peaks, Zulu the left, in a pincer movement. On the night of 11 June 1982, they were fighting uphill, under heavy fire, on savagely rocky terrain.

"In conventional warfare, when a guy goes down, you have to leave them and go on. It's hard to leave them, hard to make the men leave them. Our section had a mortar go off in the middle of it, we lost a guy, Gordon MacPherson from Oban, and a couple of guys were injured. We bivvied that night at the place where he was killed and in the morning you could see a poncho there with his blood on it. That makes you think."

A photograph taken in the pale morning light shows the spot, ponchos scattered on the ground. Others show columns of men with loaded packs trekking away from the hills.

"The next day was a beautiful sunny day. I remember making a billy can of coffee and sitting looking across the Falklands; it was a real juxtaposition with what we'd just been doing. You don't know if you're going to be around the next day. It's quite exhilarating, it teaches you about enjoying life."

A picture, taken as the sun set that evening, shows Marine Chris Scrivener, sitting smoking, wearing an Argentinean helmet. "We were larking about. He was an exceptional soldier, he got a mention in dispatches for what he did at Two Sisters. I was given orders to bring the casualties back and he was the guy I sent to do that. I remember seeing him running down the hill dodging bullets, and he said: 'Boss, you should try this. It is good for practising your rugby sidestepping.' Marines are very special people. They're not verbose, they get on and do the job, they are very much a team. Once you've been in the Royal Marines, it never leaves you. I'm just a Royal Marine with a restaurant."

Info
http://www.scotsman.com

TRADUCCION CON GOOGLE

Guerra de un hombre en imágenes

00:06Miércoles 13 de junio 200718:35Martes 12 de junio 2007
·          
·          
·          
·          
En el largo viaje a las Islas Malvinas por vía marítima, el teniente Malcolm Duck  recibió instrucciones para escribir una carta. Sería enviará por correo a su familia, en caso de que no regresó. Como el 21-años de edad, estaba sentado a bordo del RFA Resource escrito a su padre, él recuerda haber sido golpeado por la gravedad de lo que estaban haciendo.
Duck es ahora un restaurador célebre Edimburgo, el titular de Duck de Le Marche Noir. Pero no se ha olvidado de la mañana en 1982 cuando estaba de permiso en Marsella y recibió un mensaje que le recuerda a unirse al grupo de trabajo rumbo a las Malvinas.
Unos días más tarde, zarpó de Rosyth con el resto de la empresa Zulu, parte del 45 Commando basada en Arbroath. Un fotógrafo amateur, tomó desliza a lo largo del camino, dando una visión desde dentro del conflicto.
"Creo que deberías grabar cosas y me encanta la fotografía. Aunque yo no tomarlo a la batalla porque tenía un trabajo que hacer y no estaba tomando fotos."
Sus fotografías muestran los buques de guerra - y cruceros requisados ​​como The Canberra - anclado frente a la isla de Ascensión, mientras que los suministros se han redistribuido. "Los barcos se cargaron donde estaban y se envían directamente allí, pero no hay sentido en tener todos los helicópteros en un barco y toda la comida en otro - uno va hacia abajo y se pierde el lote."
Los marines desembarcaron a finales de mayo en el Ajax Bay, en San Carlos de agua, que pronto será conocido como "Bomba Alley", y cavaron a sí mismos. En la famosa "yomp" a través de las Malvinas, bajo la constante amenaza de fuego enemigo, ellos cavaron en cada vez que se detuvieron. "De esa manera, si alguien viene a bombardear usted, usted puede conseguir su cabeza fuera del camino," Pato dice, la materia con total naturalidad.
Durante los siguientes cuatro semanas, una sucesión de trincheras eran todo lo que tenía en busca de refugio. Una fotografía muestra pato con dos compañeros marines en una zanja, fumando y mirando rígidamente a la cámara. Otra muestra de Marina Pete Jenkins, envueltos en contra de las Malvinas fríos, leyendo una carta de casa.
Papel clave 45 de Comando en la guerra iba a ser en la batalla de Dos Hermanas. Las empresas X-Ray y yanquis eran capturar la derecha de los dos picos, Zulu la izquierda, en un movimiento de pinza. En la noche del 11 de junio de 1982, que estaban luchando cuesta arriba, bajo un intenso fuego, en un terreno rocoso salvajemente.
"En la guerra convencional, cuando un tipo se cae, tiene que salir de ellos y seguir adelante. Es difícil salir de ellos, difícil de hacer que los hombres las dejan. Nuestra sección había un mortero apagará en medio de ella, hemos perdido un chico, Gordon MacPherson de Oban, y un par de chicos resultaron heridos. Nos bivvied esa noche en el lugar donde fue asesinado y en la mañana se podía ver un poncho allí con su sangre. Eso te hace pensar ".
Una fotografía tomada en la pálida luz de la mañana muestra los planos, ponchos esparcidas por el suelo. Otros muestran columnas de los hombres con los paquetes cargados senderismo lejos de las colinas.
"El día siguiente fue un hermoso día soleado Recuerdo haciendo un billy en lata de café y se sienta mirando a través de las Malvinas;. Que era una yuxtaposición real con lo que acabábamos estado haciendo Tú no sabes si vas a. sea ​​en todo el día siguiente. Es muy emocionante, que te enseña acerca de disfrutar de la vida ".
Una imagen, tomada en la puesta de sol por la noche, muestra Marina Chris escribiente, sentado fumar, que llevaba un casco de Argentina. "Estábamos Larking alrededor. Era un soldado excepcional, obtuvo una mención en los despachos por lo que hizo en Dos Hermanas. Me dieron órdenes para llevar a los heridos hacia atrás y él era el chico que me mandaron a hacer eso. Recuerdo haberlo visto corriendo por la colina esquivando balas, y me dijo: '. Boss, usted debe tratar de esta Es bueno para la práctica de su soslayando rugby.' Marines son gente muy especial. No son verbosa, que subir y hacer el trabajo, que son en gran medida un equipo. Una vez que usted ha estado en los Royal Marines, nunca te deja. Sólo soy un Royal Marine con un restaurante."

(Si, malisima la traduccion disculpen)



Extraída de la revista "La Guerra de las Malvinas" Versión Francesa.




CI-dessous: dans les premieres lueurs du petit matin bleme, sur la crete des Two Sister, Un marine britannique fait une pause cigarrette bien gagnee. Il s'est battu taute la nuit poste un casque argetin 
Page de droite: des Two Sister, visibles a l'horizon, les marines aglais avancet en direcction de Sapper Hill. 



Extraída de la revista "La Guerra de las Malvinas N13" Versión En Español.





Debajo: EN los Primeros resplandores del pálido amanecer. en la cresta (cima) del Monte Dos Hermanas (Two Sisters), un "marine" británico hace una pausa para un cigarrillo bien ganado. Se ha batido toda la noche. Lleva puesto un casco ARGENTINO (M-1) 


A la Derecha: Desde Monte Dos Hermanas (Two Sisters), visibles en el horizonte, los "marines ingleses avanzan en dirección a Sapper Hill. 
Otra de las fotos que hay en las revistas:



POR FAVOR DIFUNDÍ, ASÍ CORREGIMOS ESTE ERROR!!


FerchoD